Procesión de la Soledad

La Virgen Dolorosa, en este peregrinaje del silencio, sola e impotente, con su mirada y sus lágrimas, confirma, fortalece y participa del drama de la cruz. Pero el amor de la Madre, madre universal desde el Calvario, es más fuerte que la muerte y ya, en palabras del Cantar de los Cantares, «las aguas torrenciales no podrán apagar el amor ni los ríos anegarlo». Ella y su Hijo engendraron una vida redimida, ya nunca amenazada por la muerte.

 

Organiza: Cofradía de la Santa y Vera Cruz.

Paso: Virgen de los Dolores.

Salida: S. I. Catedral.